martes, 21 de mayo de 2013

CANDORES DE MI ALMA NIÑA





                                                     Tengo un sabor agridulce
                                                     dentro de mi alma niña.
                                                     Aquellos a los que tanto amé,
                                                     poco a poco se evaporan.
                                                     Son como las olas del mar
                                                     que rompen en la arena fina.
                                                     Se desacen en la playa...
                                                     y esa espuma que dejaron
                                                     llena de fuerza y viveza,
                                                     desaparece en la arena 
                                                     para no volver jamás.
                                                     Es triste y amargo el sentir, 
                                                     que cuando pasan los años, 
                                                     aquellos amores de antaño
                                                     que daban sentido a mi ser,
                                                     se evaporan cual si fueran
                                                     vapores de un amanecer.


Un poema escrito por mí en uno de esos días melancólicos en los que tenemos la sensibilidad a flor de piel, y necesitamos  expresar a través de las palabras, y dibujando y pintando también a través de ellas.


1 comentario:

Transi dijo...

Mari!!!!
Maestra, pintora, bailarina, cantante..., y ahora poeta!!!
¡Cómo me ha gustado!
El cuadro me encanta..., esa bruma..., me dice muchas cosas.
Un besote!